Hay destinos ocultos a pocos minutos de Tepic que enamoran a cualquiera, como este lugar al cual la gente lo conoce como la Cascada del Elefante. Es fácil entender el por qué, pues la forma en la que las piedras se miran desde el arroyo asemeja a un elefante estirando su trompa, ¿quieres conocerlo con nosotros?

Para el calor del norte de Tepic no hay nada mejor que esto, es ideal para pasar una tarde relajados a la orilla del mar, con el sonido de la cascada como su más grande atractivo, rodeados del pequeño cañón y la vegetación que te cubre de los rayos del sol.

En la base de la cascada puedes encontrar un pequeño estanque con múltiples tonos de agua, según la época del año. En ocasiones, por lo rápido de su corriente, se torna un azul opaco que resalta los minerales que por sus aguas circulan, y cuando el arroyo está más tranquilo se puede ver totalmente cristalino.

¿Cómo llegar a este lugar? Deberás trasladarte de Tepic, al pueblo de Francisco I. Madero, mejor conocido por los locales como “Puga”, y posteriormente adentrarte unos 20 minutos al norte del mismo. Pasarás por unos tradicionales caminos de terracería saca-cosechas, donde tendrás una aventura para jamás olvidar.

Lo más importante de conocer estos lugares ocultos es respetarlos. Recientemente, su popularidad ha atraído multitudes, y al ser un tesoro natural no debemos olvidar respetar el medio ambiente. No dejes basura ni contamines el arroyo, existen botes de basura para mantener este lugar limpio, ¡úsalos!

Abrir chat
¿Dudas? Escríbenos por WhatsApp